sábado, 27 de octubre de 2012

El camino hacia la protección de las huellas fósiles de Pehuen Co

Por Ana María Domínguez
La doctora en geología Teresa Manera se desempeña como docente en la Universidad Nacional del Sur. Promotora de la Reserva Natural Pehuen Co Monte Hermoso, trabajó durante años para proteger el yacimiento de huellas fósiles que se encuentra allí, y a eso se le sumó otros sitios de gran importancia. Ella nos cuenta como fueron esos años, desde 1986 cuando supo de su existencia, hasta la actualidad, en que las áreas están a punto de ser declaradas patrimonio de la humanidad.

-Además de su trabajo profesional, fue 

Huellas de Megaterio
conocida por las huellas, ¿Cómo fue el día que las vio?
La primera vez fue muy particular, un 26 de octubre. La noche anterior hubo mucho viento del sudeste. En esa época no había una ley de protección de fósiles, cualquiera podía juntarlos. Con mi marido estábamos planeando hacer un museo en Punta Alta, y siempre, después de las tormentas, íbamos a ver qué rocas se destapaban para observar y reunir huesos. Al otro día, salió él temprano con la segunda de mis hijas, y caminó hacia el este donde las encontró destapadas. Me vino a buscar. Me acuerdo del día… después de las sudestadas cuando ya esta calmando, el cielo está azul, fresco
Huellas de Megaterio
y en el mar hay olas grandes, un día hermoso. En la playa se veían muchísimas plataformas con muchas huellas descubiertas, había huellas de Megaterio, de guanacos, aves palmípedas, pajaritos, y más. Fue una sensación muy especial. Ese mismo día llamamos a Silvia Aramayo*. Al otro día fueron de un canal de cable de Punta Alta. Ese año trabajamos mucho haciendo la parte técnica, dibujando, tomando mediciones, y al año siguiente ya se publicó en un congreso internacional.

-¿Los trabajos siempre fueron con Silvia Aramayo?

Huella de Ciervo
Sí, desde un comienzo. Siempre se destapaba y destapa algo nuevo, en donde se pueden hacer estudios diferentes. Ahora estábamos realizando una revisión de todo el yacimiento para publicar en Estados Unidos. Ante la pérdida física de Silvia continuamos con el trabajo Nerea Bastianelli y yo, en justo homenaje para presentarlo en su nombre.

 -Institucionalmente ¿Qué apoyo tuvo en esa primera instancia?
Y nada. El apoyo llegó desde los medios audiovisuales, las FMs, el canal de cable local, La Nueva Provincia, siempre tuvimos mucha difusión, y el apoyo de algunos 
Huella de Macrauchenia
intendentes. Hugo Giorno, interino en el 95, al menos nos escuchó. Cuando tuvimos problemas con un concurso que se había organizado en el área donde estaban las huellas, Giorno enseguida hizo una ordenanza la cual prohibía hacer torneos de pesca de ese lado del pueblo. Todavía debe estar en función esta legislación, aunque ahora se encuentra la reserva y ya definitivamente no se puede hacer.

-¿Cómo vivió la llegada del canal Discovery cuando vino a documentar el yacimiento?
Se comunicaron con Silvia Aramayo, y fue por sugerencia del biznieto de Darwin, Richard Darwin Keynes, quien había estado al año siguiente de encontrar las huellas. Él vino a ver los yacimientos fósiles de Farola Monte Hermoso. Nosotros les mostramos las huellas y quedó fascinado. Habló con la gente que estaba haciendo un documental sobre las megabestias y aunque ya tenían todo el guión hecho, les dijo que no se podían perder de incluir las huellas en el film. Fue algo muy importante para difundirlo a nivel internacional. Los alumnos de la Universidad del Sur nos ayudaron a palear arena para destapar las huellas, en ese momento no nos pagaron nada, y por ende, no podíamos pagarles a los chicos que fueron a trabajar. A partir de esto tuvimos resonancia y cierta fama y ante este tipo de visitantes pudimos exigir un pago de dinero con lo que solventábamos gastos de comida y transporte de alumnos. Pero hasta ese momento era una inversión a futuro.
También nos hizo de puente con Chile y nos invitaron a Silvia y a mí a un congreso en Chile sobre Darwin, en el año 90.

-¿Cuáles fueron los planes de protección en ese primer período?
Cuando se descubrieron no pensamos que había que protegerlas, porque en realidad prácticamente no había vehículos que anduvieran por la playa. Las estudiamos en esos dos primeros años y después dejamos de ir un tiempo. Creo que fue por los 90 que se destaparon y la gente de Pehuen Co empezó a ver que los autos pasaban por arriba, entonces pusieron unos palos, esa fue la primer medida de protección que la hizo la gente del pueblo. La segunda vez fue cuando ya habíamos comenzado, a partir del 92. Al ver que cada vez se ponía peor, Marcelo Ravasio donó un cartel, vialidad suministró los materiales y contamos con la ayuda de la Sociedad de Fomento para realizar una campaña contra éstos hechos. A medida que pasaba el tiempo nos dimos cuenta que no era suficiente, y pensamos que había que hacer una ley de protección. Cuando asumió Daniel de la Iglesia como Director de Turismo del gobierno de Izarra nos dijo que quería conocer las huellas, y lo llevamos también a conocer Farola. Él empezó a impulsar la ley con algunos diputados, nosotros lo asesoramos e incluimos además de las huellas, lo que ahora es el área “Uno”. Cuando lo estábamos haciendo Cristina Bayón nos propuso incluir el yacimiento de Monte Hermoso. Así surgió lo que ahora es la Reserva. Después de aprobarse en la legislatura de la provincia, quedo en nada.
 
A su vez, se encontraba Ricardo Caputo, quien era Director del Museo Darwin. Juntos hicimos un proyecto de recolección de moldes, el cual incluía un salón dentro del museo, personal técnico, entre otras necesidades. Este plan lo presentamos para concursar por el Premio Rolex. Cuando salimos favorecidos y obtuvimos reconocimiento mundial fue cuando los diputados volvieron a presentar la ley de protección y fue cuando se aprobó y se creo la reserva. Con el tiempo la dirección de áreas protegidas determinó que se cierre la playa al transito vehicular, en la parte más frágil del yacimiento.

-¿Existe un mito sobre lo que se hizo con el dinero del premio Rolex?
Lo que recibí fue un reloj y el viaje, que en ese momento fue a Francia. La plata del premio te la entregan para destinarla al proyecto. Con eso se hicieron setenta días de campaña durante dos años y medio, se compraron todos los materiales para hacer moldes, se alquiló durante ese tiempo una casa en Pehuen Co para tener los materiales y para vivir con los chicos que iban a trabajar. Se les pagaba un sueldo aparte de la comida y el transporte. EL museo se equipó con alarma, central telefónica, se compraron GPS y una notebook. Con los mismos fondos se construyó un salón para guardar los moldes de las huellas. En 2004 y 2005 se consiguió un subsidio de provincia y nación que en conjunto con el dinero del premio se les pagó a alumnos de geología para poder cuidar el yacimiento, hasta que la provincia dotó de guardaparques a la reserva recientemente creada.
En esa época, nosotros vendimos una casa en Pehuen Co que mis padres me la dejaron en vida. Como no podíamos mantenerla, me la compró mi hermano y en parte de pago me entrego una camioneta que me era muy útil para poder ir a trabajar allá. Algunos piensan que me la compré con el premio pero no fue así, ni siquiera tengo casa en Pehuen Co.

-¿Qué cree que hubiera pensado Darwin de haber visto las huellas?
Lo que dijo el bisnieto, que se hubiera maravillado, le hubiera encantado. Darwin estaba fascinado con el Megaterio. Cuando vino a América enseguida reconoció los huesos, sabía que existía porque hasta el rey de España tenía uno.

 -¿Cómo se siente con eso de que la conozcan como “La loca de las huellas”?
Eso salió de una chica que era periodista de la revista Viva. No me molesta, a Ameghino lo conocían como “el loco de los huesos”, así que salvando las diferencias es un honor.

-¿Qué dice su familia de su trabajo, la ha acompañado?
Muchísimo, sin una familia que apoye es muy difícil. Ahora están muy orgullosas del sacrificio que todos hicimos.

-¿Qué pasa por su cabeza cuando piensa que las huellas indefectiblemente se van a destruir por la acción natural?
Uno que estudia geología sabe que nada es eterno. Según algunos geólogos las capas con huellas que siguen por debajo del médano van a durar más que las localidades de Pehuen Co y Monte Hermoso. Lo importante es darse cuenta que todo cambia pero en este momentito que tenemos de vida debemos cuidar las cosas.

-¿Qué planes tiene a futuro?
Uno de mis planes fue no jubilarme, seguir con lo que hago, y no planificar demasiado. Me preocupa un poco el museo, ya que en este momento no hay apoyo político ni económico. Las huellas están en buenas manos.

En el año 2010 fue presentado por el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el pedido ante la UNESCO para declarar la Reserva Natural Pehuen Co Monte Hermoso como Patrimonio de la Humanidad. Tramite que aún se encuentra en curso.

Mayor información en

: www.pehuenconatural.com.ar







OPINIÓN


Por Ana María Domínguez
 

EN DEFENSA DEL PATRIMONIO






Borde de una huella de Megaterio
Desde el año 1986 cuando su marido la llevó a ver lo que había encontrado en la playa, Teresa Manera comenzó un largo camino que incluyó estudio, investigación, valor y mucha decisión. Sabiendo de su importancia a nivel mundial, algunos años después del descubrimiento de las huellas fósiles de Pehuen Co, ella y Silvia Aramayo comprendieron que la arcilla contenedora de las improntas se estaba destruyendo. Allí comenzó el camino hacia la protección del yacimiento de icnitas más importante de Sudamérica.
Los primeros tiempos fueron de acciones casi domesticas, algunos carteles puestos por los pobladores, otros con colaboración de vialidad y vecinos, y siempre Teresa, Silvia y “los huelleros”. Ellos eran estudiantes de la Universidad de Sur que pasaban el día en medio de la playa donde se habían destapado huellas y charlaban con la gente que se acercaba caminando en temporada de verano. Fueron días de pocos fondos, se hacía lo posible por lograr la mayor protección y difusión entre la gente.
"Desde el primer momento tuvimos apoyo de los medios audiovisuales, el canal de cable de Punta Alta, las radios, la Nueva Provincia, hasta el canal Discovery se llegó hasta Pehuen a filmar las improntas", comentó la doctora. "En lo institucional no conseguimos mucho, sólo que un intendente interino llamado Giorno hiciera una ordenanza prohibiendo los torneos de pesca hacia el lado del yacimiento".
A medida que el tiempo corría la industria de los vehículos todo terreno se hacia próspera y las playas comenzaron a parecerse a rutas. Entonces consideró que era necesario mayor resguardo. Las placas arcillosas donde se encuentran estas huellas son muy frágiles, se desgranan entre los dedos. Las mareas las cubren con agua dos veces al día y la acción de las tormentas las va desgastando. Entonces, pensó con buen atino que si la erosión natural no podía sortearse, el deterioro por la acción del hombre, era totalmente evitable.
La geóloga ganó un premio Rolex, donde presentó un excelente proyecto en el cual proponía hacer moldes para preservar este patrimonio. Luego de ello, y de muchas idas y venidas, el 9 de noviembre de 2005 surge legalmente la Reserva Natural Provincial Geológica, Paleontológica y Arqueológica Pehuen Co Monte Hermoso. Cuenta con tres secciones intermitentes. El área dos es donde esta el yacimiento de pisadas de megafauna de 12.000 años de edad. Son 7 km de los cuales 5 km están cerrados al tránsito vehicular. La gran importancia de este lugar único en el mundo se la da la cantidad y calidad de improntas fósiles.
El patrimonio paleontológico nos cuenta la historia de primera mano. Los huesos nos muestran como eran los animales, sus hábitos alimenticios, su tamaño, y sus características especiales. Las huellas fósiles nos cuentan sobre como vivía ese animal. Como caminaba, si andaba en manada, con quienes convivía y por donde prefería moverse. Por ejemplo, se hallaron improntas de Megaterio con marcas de pelo en los bordes, lo que nos indica que esta bestia era peluda. La información que nos brinda este lugar nos completa la ya dada por los científicos y nos proyecta al pasado mostrándonos una imagen en 3D, pero real, tal es así que la podemos tocar, sacarles fotos he imaginar esas megafauna caminando por ahí de charca en charca.
El último trabajo de Teresa con respecto al resguardo de este sitio, fue en conjunto con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible. En 2010 presentaron un pedido ante el gobernador Daniel Scioli y éste a su vez a la UNESCO para que la reserva sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

 



 

1 comentario:

  1. Esta nota me parece muy interesante, las fotos muestran el patrimonio histórico, es importante preservarlas. Ana me encantó tu trabajo!!!!!

    ResponderEliminar